SANTUARIO
LA MADRE DE NUESTRO LICHEN
LA DOLOROSA REINA DE POLONIA

DESPLAZARSE HACIA ABAJO

Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María

El 8 de diciembre es la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María en la Iglesia Católica. Es un día especial para los Padres Marianos

Niepokalane Poczęcie NMP

El misterio de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María es el corazón del carisma religioso de los Padres Marianos, y la Inmaculada misma es la Patrona principal de la Congregación.

Santa Misa en la basílica frente a la Imagen Milagrosa de Nuestra Señora de Licheń en A las 12.00 horas estuvo presidida por el P. Janusz Kumala, MIC, curador del santuario.

Al comienzo de la Eucaristía, recordó que la verdad de fe celebrada hoy sobre la preservación de María de la mancha del pecado original, en el primer momento de su existencia, fue madurando a lo largo de los siglos. Fue proclamado solemnemente como dogma recién el 8 de diciembre de 1854 por el Papa Bl. Pío IX.

Fundador de la Congregación de los Padres Marianos, St. El Padre Stanisław Papczyński, transmitió a sus cohermanos el misterio de la Inmaculada Concepción como el corazón de su carisma religioso y dejó la tarea en la Iglesia - como dicen las Constituciones religiosas vigentes - "con el mayor esfuerzo, piedad y entusiasmo, para confesar, proclamar y venerar el misterio de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María”.

En la homilía del P. Janusz Kumala, MIC, subrayó que en el misterio de la Inmaculada Concepción de María podemos descubrir la acción del Dios misericordioso que ama al hombre con amor libre y desinteresado desde el mismo comienzo de su existencia. Ya la descripción del pecado de los primeros padres en el Libro del Génesis, que escuchamos en la liturgia, muestra a un Dios que no rechaza al pecador, sino que lo busca, para salvarlo, para perdonarlo. La respuesta de Dios al drama del pecado original de Adán y Eva fue la promesa de la Simiente de la Mujer, que aplastaría la cabeza de la serpiente, vencería a Satanás, el pecado y la muerte, y renovaría al hombre y al mundo.

El curador señaló que cuando cometemos pecado, empezamos a temer a Dios y queremos escondernos de Él, al igual que Adán. De ahí el llamado de Dios -Adán, ¿dónde estás? es la voz del Dios misericordioso que nos busca para perdonarnos. La buena noticia para nosotros es la verdad acerca de Dios que no rechaza al pecador, sino que lo salva y le da la gracia. Quiere que volvamos a vivir en amistad con él. Sólo entonces nuestra vida persigue la meta de la vida eterna. ¡Porque Dios nos ama tanto que quiere estar con nosotros por toda la eternidad!”..

Padre Kumala recordó que la Inmaculada Concepción significa que “María no sólo fue preservada de la mancha del pecado original en el primer momento de su vida, sino que también fue colmada de la plenitud de la gracia. Experimentó la plenitud del amor de Dios desde el momento de la concepción. Desde el comienzo de su vida, se llenó de ella, se transformó. Estamos hablando de ella - Amada, querida y amada por Dios. Esta verdad de fe mariana dice lo mismo de todo ser humano. Este amor divino por María y por cada uno de nosotros es inmerecido y completamente gratuito”. “Y toda vida humana desde la concepción es don de Dios y signo del amor de Dios” - agregado.

"¿Cuál debe ser nuestra respuesta al amor de Dios?" - preguntó el P. Curador. Es precisamente siguiendo el ejemplo de María en la Anunciación que debemos decir todos los días: "Sí Señor, aquí estoy para hacer tu voluntad".

Liquen Stary, 8 de diciembre de 2020

Texto: Robert Adamczyk, Oficina de prensa de Sanctuary

Comparte la publicación

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email
X