SANTUARIO
LA MADRE DE NUESTRO LICHEN
LA DOLOROSA REINA DE POLONIA

DESPLAZARSE HACIA ABAJO

Sobre el sucesor de St. Peter en el Santuario de Nuestra Señora de Licheń era esperado por multitudes de fieles. El Papa Juan Pablo II se reunió con los fieles el 7 de junio de 1999, durante un servicio relacionado con la dedicación del templo en honor a la Santísima Virgen María, que se estaba construyendo en ese momento.

El Papa Juan Pablo II llegó a Lichen el 6 de junio de 1999, al atardecer. El lunes 7 de junio a las A las 5 de la mañana, la pintura milagrosa de Nuestra Señora de Licheń se trasladó a un altar temporal frente a la iglesia en construcción. Alrededor A las 8.00 horas el Santo Padre se acercó a la basílica, la visitó y luego celebró un servicio durante el cual bendijo la iglesia en construcción y los peregrinos reunidos en la plaza. Después de la ceremonia, voló a Bydgoszcz y Toruń, y por la tarde regresó a Licheń para pasar la noche.

Juan Pablo II durante la oración

En el último día de su estancia, justo antes de su partida, el Santo Padre se dirigió a la capilla, donde rezó un largo rato frente al Cuadro de Nuestra Señora del Liquen, que fue trasladado a los aposentos papales en la noche del el día anterior. Después de tomarse una foto conjunta con los sacerdotes y hermanos marianos, el sucesor de San Pedro voló a Ełk, dejando atrás momentos inolvidables.

Tarde El obispo Bronisław Dembowski, que visitó Roma muchas veces, invitó al Santo Padre Juan Pablo II a visitar Lichen en nombre de los Padres Marianos.

Durante una de las visitas del obispo Dembowski a Roma, que tuvo lugar en 1998, el obispo le dijo al Papa Juan Pablo II sobre la construcción de un nuevo templo. El Santo Padre, habiendo escuchado la historia, dijo: "Me gustaría verla". Por tanto, el obispo renovó inmediatamente la invitación, tanto más cuanto que la visita del Santo Padre a Polonia estaba prevista para 1999.

Como resultó más tarde, la invitación fue aceptada. Cuando los sacerdotes marianos se enteraron, inmediatamente empezaron a organizar los trámites relacionados con la construcción de la casa donde se alojaría el Papa durante su estancia en Licheń. Gracias a la amabilidad de las autoridades del gobierno local y de las instituciones pertinentes, los trámites se completaron rápidamente y en julio de 1998 se pudo iniciar la construcción. Al principio, se informó a los Padres Marianos que el Papa no podía subir ni un escalón por sí mismo, por lo que se instaló un ascensor en la casa papal. Por razones de seguridad, se han insertado cristales a prueba de balas en las ventanas de los apartamentos. Las obras se terminaron finalmente en mayo de 1999.

Servicio religioso en las escalinatas de la basílica, 7 de junio de 1999.
Escenario musical para el servicio, 7 de junio de 1999.

Felices preparativos

En ese momento comenzaron otros preparativos para la ceremonia relacionada con la llegada del Papa polaco. Se estableció una comisión especial, compuesta por representantes de los sacerdotes marianos, autoridades locales y servicios responsables de los elementos organizativos individuales (policía, BOR, bomberos, Sanepid, servicio de salud y energía). El padre Wiktor Gumienny, MIC, siempre destacó el gran compromiso de todas las personas responsables de tareas particulares.

Dos noches en Licheń

En la primera quincena de enero de 1999, una comisión del Vaticano llegó a Licheń para comprobar el progreso de los trabajos preparatorios. Las tareas individuales se realizaron de acuerdo con el cronograma y fueron muy bien recibidas por la comisión. A finales de enero de 1999 se anunció el programa oficial de la visita del Santo Padre. Fue entonces cuando los Padres Marianos se sorprendieron y al mismo tiempo con gran alegría se enteraron de que el Santo Padre pasaría dos noches en Licheń. Y la sorpresa fue tan grande que estuvieron todo el tiempo convencidos de que el Papa solo dormiría una noche en Licheń.

Encuentro con peregrinos

Peregrinos en camino al encuentro de Juan Pablo II
Encuentro del Papa con los peregrinos

Se esperaban unos 200.000 peregrinos para la visita del Papa Juan Pablo II. Se han preparado sectores adecuados para ellos. La mayoría de estos sectores estaban frente a la basílica, pero también había algunos que estaban situados en el lado opuesto de la misma. Para que los peregrinos vivieran de la mejor manera posible el encuentro con el Papa, se instalaron dos grandes pantallas en la zona del Santuario. Uno de ellos se colocó detrás de la basílica y el otro en el lugar donde actualmente se encuentra el nuevo campanario.

Especialmente para la llegada del Papa, se preparó un estacionamiento cerca de la basílica (en el lado este), que sirvió como aeropuerto durante la duración de la visita. Fue aterrizado en helicópteros con los que Juan Pablo II y sus compañeros llegaron a Lichen.

 

X