SANTUARIO
LA MADRE DE NUESTRO LICHEN
LA DOLOROSA REINA DE POLONIA

DESPLAZARSE HACIA ABAJO

Fiesta de Nuestra Señora, Reina de Polonia

En el santuario de Licheń nos encontramos con María, a quien veneramos como la Reina Dolorosa de Polonia... esta pequeña imagen de la Madre de Dios, que contemplamos, según la tradición, está presente en nuestra tierra desde 1836. Luego, la diminuta la imagen de la Madre de Dios estaba en la casa del herrero, Tomasz Kłossowski en Izabelin. Fue Izabelin quien fue el primer lugar hospitalario para la imagen de la Madre de Dios. El piadoso herrero no la guardó para sí, pero bajo la influencia de sufrir una enfermedad, experimentando la muerte inminente, escuchó una voz interior para llevar la imagen a algún lugar público, para que otros también pudieran adorar a la Madre de Dios a través de este imagen.

Padre Janusz Kumala, MIC, 3 de mayo de 2021

“En la fiesta de Nuestra Señora, Reina de Polonia, toda nuestra patria admira a quien es nuestra Reina” - dijo el p. Janusz Kumala, MIC, custodio del Santuario de Liquen durante la Santa Misa principal en la basílica de 12.00, 3 de mayo de 2021

En 1656, el rey Jan Kazimierz encomendó nuestro país a la protección de la Madre de Dios, eligiéndola Reina de Polonia - explicó el p. Kumala comienza la liturgia solemne. El Papa Juan XXIII anunció a la Patrona principal del país, la Santísima Virgen María, Reina de Polonia. En la adopción número 230 de la Constitución del 3 de mayo, en Licheń, la gente rezó para que los polacos, siguiendo el ejemplo de María, cumplieran humildemente la voluntad de Dios y sirvieran a la causa de Cristo en la tierra. El 3 de mayo también se celebró el Día de Oración por la Emigración Polaca: en la basílica también se rezaron los polacos dispersos por todo el mundo. Las autoridades estatales también fueron recordadas y pidieron que su servicio a la nación ya cada persona contribuya a la paz en el mundo y en la Patria.

- “Hoy, en todos los santuarios de nuestra patria, los fieles se reúnen para agradecer a Cristo por tener una Madre. Den gracias por María, su participación en la obra de la redención, presencia en la vida de la Iglesia y, como polacos, por presencia en la vida de nuestra nación. En la historia difícil y dolorosa, así como en los momentos gloriosos, siempre ha estado y está con nosotros para que obedezcamos constantemente a su Hijo” - dijo el p. Kumala.

Un herrero colgó un pequeño cuadro en un pino en el camino a Lichen. "Podemos leerlo simbólicamente" - explicó el homilé - “Así comienza el viaje del cuadro hacia Lichen, hacia la iglesia parroquial de Lichen. El camino en el bosque fue utilizado por los habitantes de los pueblos aledaños, quienes acortaron su camino para llegar, entre otros el domingo para la Santa Misa en Licheń. Podemos decir que María comenzó a estar presente en el camino de las personas que iban al templo. Cuando el cuadro fue trasladado al templo parroquial (1852) -desde entonces acogía en el templo a los peregrinos que venían a cambiar de vida, de acuerdo con el mensaje de María en 1850. Ella fue testigo aquí, la patrona de los cambios internos de miles de peregrinos que venían aquí desde mediados del siglo XIX”.

"Era la época de las particiones cuando Polonia no estaba en el mapa mundial" - agregó el p. curador - “El santuario de Lichen era uno de los lugares donde la gente venía a fortalecerse con la esperanza de que se restaurara la libertad de la patria. Fue aquí donde, frente a la Imagen de Nuestra Señora de Liquen, acudían los peregrinos a llorar, quejarse y clamar por la libertad de la Patria. Comprendieron al mismo tiempo que esta libertad vendría si llegaba la libertad de sus corazones. Por eso hubo muchas conversiones, confesiones y oraciones que cambiaron el corazón de la gente y de la nación polaca. El águila blanca en el pecho de María indicaba que en el contexto de la presencia de Dios, Polonia mantendría su identidad: estando cerca de María, uno podría soportar el sufrimiento. La imagen del Liquen es la imagen de la Madre Dolorosa de pie bajo la cruz".

“Que este encuentro con Nuestra Señora de Licheń nos anime a acoger a María en nuestro corazón como el otrora discípulo amado en el Gólgota, siguiendo el mandato del Maestro. Haz de ella una madre que nos guíe por la vida y una Reina que nos recuerde la obediencia a su hijo y quiera que reinemos con él” - animó el P. Janusz Kumala, MIC.

El 3 de mayo, en la basílica, se concluyeron todas las Santas Misas con una oración por la Patria del P. Piotr Skarga:

Dios, Gobernante y Señor de las naciones, de tu mano y disciplina, te ruego que no nos dejes ir, y por intercesión de la Santísima Virgen, nuestra Reina, bendice a nuestra Patria, para que te sea siempre fiel, glorifica a Tu Nombra y lleva a sus hijos a la felicidad...

Después de la Eucaristía del mediodía, hubo un concierto de cantos marianos interpretado por Barbara Kaczor, organista de la basílica de Licheń.

Comparte la publicación

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email
X